Cada cual tiene su vicio propio, en el que continuamente recae - Jean de La Fontaine