Los hombres son todos parecidos en sus promesas. Sólo en sus acciones es que ellos difieren - Molière