Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados. - Gabriel García Márquez