Si la cosa creída es increible, también es increíble que lo increíble pueda ser creído. - San Agustín