La violencia jamás resuelve los conflictos, ni siquiera disminuye sus consecuencias dramáticas. - Juan Pablo II