Nunca pensé que en la felicidad hubiera tanta tristeza. - Mario Benedetti