Un hombre es infinitamente más complicado que sus pensamientos - Paul Valéry