Nada le sucede al hombre que su naturaleza no esté preparada para superar - Marco Aurelio