La peor prodigalidad es la del tiempo - Cesare Cantú