No se puede ser un trabajador con toda la rudeza espiritual que pide el trabajo y un soñador amable al mismo tiempo. No se puede hablar por la mañana de los precios y las cotizaciones y por la noche de música y de arte. - Jacinto Benavente