Los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza, cuanto por el afán de riqueza - Vizconde de Bonald