Hay una locura, hija de la desesperación, a la que todo debe excusarse - Honoré de Balzac