La justicia no espera ningún premio. Se la acepta por ella misma. Y de igual manera son todas las virtudes - Cicerón