A los que amamos, podemos odiarlos. Los otros nos son indiferentes - Henry D. Thoreau