Amargas son las raíces del estudio, pero los frutos son dulces - Catón