Quien no haya sufrido lo que yo, que no me de consejos - Sófocles