Los sentimientos son inocentes como las armas blancas - Mario Benedetti