Huye de los elogios, pero trata de merecerlos. - Fenelón