Una gran fortuna es una gran servidumbre - Séneca