Basta que exista un solo hombre justo para que el Mundo merezca haber sido creado - Talmud