Las mujeres son como las veletas: sólo se quedan quietas cuando se oxidan. - Voltaire