El medio más seguro de torturar a un hombre es desesperarlo diciéndole: «Aquí no hay porqués ». Esta frase le hace caer en el mundo de las cosas, le somete a las cosas y le convierte a él mismo en una cosa. - Boris Cyrulnik