La ingratitud proviene, tal vez, de la imposibilidad de pagar. - Honoré de Balzac