Quien no ha tenido tribulaciones que soportar, es que no ha comenzado a ser cristiano de verdad - San Agustín