Los ángeles lo llaman placer divino; los demonios, sufrimiento infernal; los hombres, amor. - Heinrich Heine