El amor de los jóvenes en verdad no está en su corazón, sino más bien en sus ojos - William Shakespeare