En toda empresa hay que dar dos tercios a la razón y un tercio al azar: aumentad la primera fracción y seréis pusilánimes, aumentad la segunda y seréis temerarios. - Napoleón Bonaparte