La fidelidad comprada siempre es sospechosa y, generalmente, de corta duración - Tácito