La injusticia es una madre jamás estéril: siempre produce hijos dignos de ella. - Adolphe Thiers