La fuerza que sacamos del rencor y de la irritación es sólo debilidad - Madame de Swetchine