La vejez es una máscara: si te la quitas, descubres el rostro infantil del alma - José Bergamín