Si quieres dominar todo, domina primero a tu propia razón - Séneca