El poder de los príncipes es débil cuando dejan de respetarlo sus vasallos - Juan de Mariana