Para la abeja laboriosa no hay tiempo de estar triste - William Blake