Cuando pases por la tumba donde mis cenizas se consumen, ¡oh!, humedece su polvo con una lágrima - Lord Byron