Dichosos los pueblos cuyos anales son aburridos. - Barón de Montesquieu