El hombre que no tiene vida interior es esclavo de su entorno - Henri-Frédéric Amiel