Para que el que cree no es necesaria ninguna explicación: para el que no cree toda explicación sobra. - Franz Werfel