Matar a inocentes en nombre de Dios es una ofensa contra Él y contra la dignidad humana - Benedicto XVI