La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse - Oscar Wilde