Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas. - Confucio