Que manden los que tienen qué perder - Vicente Blasco Ibáñez