El dictador más difícil de odiar es uno mismo - Giulio Andreotti