El agua de la felicidad no se nos da a beber en vasos, sino en la palma de la mano - Anónimo