Nunca se perdona bastante, pero se olvida demasiado - Madame de Swetchine